Con la tecnología de Blogger.

Vacío

by - 17:06




Ayer fue uno de esos días.

La sensación de vacío que te invade por dentro y te deja muy claro que algo esencial hace falta en tu vida.

Es como un grito de auxilio que nunca escuchas por el ruido de la superficie. Pero cuando el rush termina, cuando la fiesta se acaba y la euforia se evapora, se abre un túnel que deja salir esa sensación en su totalidad y lo invade todo.
Es como estar sostenido de algo que desaparece de repente, y te quedas ahí, flotando en la nada, sin saber qué hacer, o a dónde ir...

No sé si sea una especie de síndrome de abstinencia que se presenta siempre después de momentos felices.
Como cuando regresé del viaje a Nueva York.
O como cada vez que termino un muy buen libro de esos que te llevan por una montaña rusa de emociones y que generan toda una explosión química en tu cerebro.
¿Será algo así? ¿Algo meramente químico? ¿Un bajón de los niveles de dopamina que te deja deprimido?

¿O es algo más? ¿Una señal de que necesitas algo profundo, a nivel espiritual?

Siempre he creído lo segundo, aunque no lo sé... 

Pero ayer fue uno de esos días...

Y después todo vuelve a la normalidad. Regresas a tu estado de desconexión, de negación, donde funcionas en automático, para seguir con tu rutina cotidiana, como esa pieza de la maquinaria que se adapta, que trabaja, que no siente, y sólo avanzas con la inercia en un mundo incongruente al que nunca entenderás... mientras ese grito se apaga...

You May Also Like

0 comentarios